En el acantilado pasan cosas. Nos pasan cosas. Se nos mueven emociones, nos caen fichas, nuestro corazón frena y late distinto. Y nos vamos distintos cada vez. Por eso volvemos todas las tardes.